DÍA 130. Tupiza – Uyuni. Kilómetros: 9.750 Presupuesto: – 92 €. “La fuerza del grupo”.

130_0

Se me complica organizar el día de hoy en mi cabeza, fueron varios los detalles relevantes para el viaje y demasiadas las imágenes que el día grabó en mi cabeza…

En la mañana bajamos a cargar energías con el desayuno que ofrecía el hostel incluido en el precio, y en la mesa conocimos a Germán, un chico argentino que recientemente comenzaba su viaje y no tenía nada planeado. Comentándole nuestras intenciones decidió unirse a nosotros rumbo Uyuni para conocer el famoso salar, de manera que entre los tres logramos regatear y bajar el precio a 5 euros por cabeza hasta el pueblo. En el autobús coincidimos ocho mochileros en la parte trasera, todos argentinos excepto nosotros, y concluimos que podríamos unir fuerzas y rebajar los altos precios de la excursión que casualmente, todos planeábamos realizar.130-2_0Durante siete horas surcamos carreteras indescifrables atravesando lo más vasto del altiplano, cruzamos ríos de bajo caudal, peleamos en lodazales, y maniobramos todo cuanto se pueda imaginar cada vez que nos topábamos con un vehículo en frente o una curva cerrada. No puedo apartar de mi memoria la sensación de observar casas de barro y asentamientos muy básicos totalmente aislados del mundo, lugares que solo vehículos turísticos transitan de pasada, en los que pequeños grupos de familias sobreviven al duro clima de estas altitudes subsistiendo a base de no sé muy bien qué.130-3_0Rebaños de llamas me daban la pista mientras curioseaban el paso torpe y atascado del autobús, y yo, apoyado en la ventana, sentía lo inmensa que puede ser la tierra, y el valor que cabe en un hombre cuando se alía con ella en un pulso por mantenerse íntegro. Estas imágenes me conmocionaron realmente.130-4_0Finalmente atracamos en la terminal en la tarde y habiendo acordado un presupuesto límite para dormir, invadimos los ocho la ciudad como bandoleros buscando su botín. Siendo un grupo tan numeroso la rebaja debería de ser sustancial, por eso rechazamos un par de ofertas por veinticinco pesos cada uno. Fue entonces cuando preguntamos a una lugareña y el cielo se abrió al escuchar que podíamos montar las tiendas de campaña en su patio totalmente gratis. La fuerza del grupo se hacía patente, y al alojamiento gratuito habría que sumarle la comuna alimentaria que reunimos para la cena, es decir, un día sin gastos por encima del límite. Decía un cartel de la calle que todos juntos conseguimos más que uno solo intentando hacerlo todo, y comprobamos rápido la verdad de la frase.130-5_0Para rematar, aprovechamos parte del tiempo en pelear y pelear al máximo por una salida barata a una de las joyas del turismo boliviano, y finalmente logramos un buen paseo por 11 euros cada uno, eso sí, mañana debemos madrugar. Nos vamos a ver amanecer en el grandioso Salar de Uyuni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>